Por qué un plan de negocio
Publicada el 11/02/14
destacado, Sin categoría,

Fotolia_4Soy una persona creativa, tengo muchísimas ideas cada día, surgen en cualquier momento, al acostarme, en sueños, cuando me levanto, con el café de la mañana, conduciendo, cuando levanto la vista del ordenador para descansar los ojos…

De las decenas de ideas que pasan por mi cabeza algunas son recurrentes, y periódicamente afloran. Las más obstinadas finalmente se materializan, se convierten en realidades.

Yo no soy diferente a nadie, todos nosotros pasamos cada día por ese bombardeo de las neuronas. Cada día tomamos, consciente o inconscientemente, decenas de decisiones, la mayoría sin demasiada trascendencia, pero no siempre es así.

Soy un Emprendedor, y llevo meses madurando en mi cabeza una de esas ideas que si tiene trascendencia, y mucha, porque puede cambiar mi vida, profesional y personalmente. Mi proyecto empresarial pasa por ofrecer un producto o servicio que actualmente nadie ofrece como yo quiero hacerlo, creo que he visto mi competencia potencial y creo que he identificado todos los bienes o servicios alternativos. Claro que tal como lo voy a hacer podré ofrecer mayor calidad al mismo precio, y esa creo que es mi ventaja competitiva, ese aspecto que me diferencia. Tengo ya estimada la inversión necesaria e incluso he pensado en que momento necesitaré ayuda y empezaré a contratar personal, incluso he visualizado sus perfiles.

Seguramente cuando me ponga en marcha precisaré de alguna ayuda externa. Un Mercantilista para redactar algunos contratos (con proveedores estratégicos o para el arrendamiento del inmueble) y que de la mejor forma jurídica a mi empresa, y por Dios, que hable con el Fiscalista. No quiero olvidarme del Ingeniero para el proyecto de legalización de las instalaciones. El Laboralista debería empezar a pensar en las contrataciones. ¿Necesitaré una web? ¿Qué hago con mi imagen? ¿Qué servicios debo contratar antes de empezar? ¿Debo pensar en algún plan de comunicación?…

Y todo esto, ¿Cómo lo voy a pagar?, ¿qué será de mi si después del todo el esfuerzo esto no funciona?. Porque estoy casi absolutamente seguro de que va a funcionar, pero ese casi debería valorarlo. Como mínimo tendría que ser capaz de definir qué riesgo quiero tomar en esta aventura, y si es posible que otras personas puedan soportar una parte de ese riesgo.

Lo que necesito es un Plan de Negocio y unas Proyecciones Financieras que me ayuden a dibujar diferentes escenarios, en el corto y en el medio plazo, que me ayuden a planificar lo máximo posible, y que eviten que una inadecuada financiación acabe con mi proyecto. El dinero es el aceite que hace que todo este motor que es mi Empresa se mueva sin romperse, tanto si se mueve más despacio de lo previsto (muerte súbita) como si lo hace mucho más rápido (muerte por éxito).

Y si para hacer una casa necesito un “proyecto”, para someterme a una intervención quirúrgica paso por un “protocolo”, cuando selecciono una escuela para mis hijos exijo un “ideario”, antes de ir a votar quiero ver un “programa”, y hasta para hacer un seguro me dan antes una “propuesta”, ¿Por qué me lanzo a una aventura empresarial sin un “plan de negocio”?

Àmbit Assessor

Àmbit Assessor

A Àmbit Assessor, SL comptem amb més de 30 anys dedicats a l’assessoria fiscal, comptable i laboral de la Pime.
Àmbit Assessor


Síganos en:
Barcelona
Rbla Catalunya, 98 5º2ª 08008. Barcelona

Olesa de Montserrat
Mallorca, 11-13 08640. Olesa de Montserrat

T +34 933 233 100 - ambit@ambitassessor.com
Esta web utiliza cookies, para ver la política de cookies, presione aquí Si continuas navegando estás aceptándola